Su Reserva

Sin reservas

To be determined Envíos
0,00 € Total

Product successfully added to your shopping cart

Quantity
Total

There are 0 items in your cart. There is 1 item in your cart.

Total products
Total shipping  To be determined
IVA 0,00 €
Total
Continue shopping Proceed to checkout

Buscar

El Peloponeso | Micenas

Escritura Lineal B

Escritura Lineal B

El primitivo idioma griego, se escribía fundamentalmente sobre tablillas de arcilla recién amasada. La inscripción se hacía con una espina montada en una especie de mango y después se dejaba secar. Sólo una pequeña parte de los cientos de miles de documentos que debieron producirse han llegado hasta nosotros. Y es que, sólo aquellas tablillas que sufrieron los efectos del fuego y se convirtieron en material cerámico han podido llegar hasta nuestros días. El resto se convirtió, con el paso de los años, en el mismo polvo del que habían sido fabricadas.

Las primeras tablillas en Lineal B con las que contó la comunidad arqueológica internacional fueron las que halló Evans en el palacio de Knosós el 30 de marzo de 1900, solamente una semana después de haber iniciado la excavación. Aproximadamente 4.000 documentos de este tipo se irían descubriendo en el asentamiento desde entonces hasta nuestros días.

Hubo que esperar al 4 de abril de 1939, fecha en la que se empezó a excavar el asentamiento de Pylos, para que aparecieran documentos parecidos en el continente. Cerca de 600 tablillas se extrajeron en esta primera campaña, y hasta 1966 cerca de 1.200 documentos salieron a la luz.

Los otros grupos de inscripciones en Micenas, Tebas y Tirinto son de dimensiones mucho más reducidas. Las tablillas presentan dos formas principales.

Las tablillas página son, como su nombre indica, más altas que anchas, pero en algunas el texto puede estar apaisado; la más grande que se conoce mide 27 x 16 x 3 cm y contiene 20 líneas de escritura. Las tablillas de hoja de palmera, largas y estrechas, tienen la mayoría de las veces una o dos líneas paralelas a los lados largos.

Antes de escribir, el escriba pautaba la tablilla con una serie de líneas horizontales sobre las que escribía luego. Escribía siempre de izquierda a derecha. El escriba hacía uso de un signo especial consistente en un trazo vertical o, a veces, también en un punto, trazados en la zona inferior o media de la línea, para separar las palabras que aparecen en la tablilla.

Una vez escritas las tablillas se almacenaban en canastas, y quizás también en cajas de madera, y las canastas se alineaban en estantes a lo largo de las paredes del archivo.

Las tablillas tenían una validez máxima de un año. Al parecer, había una liquidación anual de las tablillas de arcilla del año vencido y se comenzaba el nuevo año con nuevos documentos.

El Lineal B era un silabario de tipo abierto: cada uno de los signos que aparece en una palabra representa una sílaba simple. El total de estos signos diferentes es de 88.

Al lado de los signos silábicos (silabogramas), el Lineal B contiene aritmogramas (para anotar las cifras), metrogramas (simbolizando las unidades de medida y sus submúltiplos) y logogramas (signos equivalentes a palabras) que se utilizan para representar de manera estenográfica los seres vivos o los productos que son objeto de las cuentas o de las transacciones registradas en los documentos de archivo.

Los documentos micénicos eran únicamente documentos de la administración palatina, y registraban entradas y salidas de la residencia real de tributos en productos agrícolas e industriales, en animales y materias primas, entregados por la comunidad y por particulares al palacio. Además, también aparecen en las tablillas, las prestaciones de trabajo por parte de siervos, el valor de los depósitos en los almacenes, las ofrendas de los sacrificios y las distribuciones hechas en nombre del soberano a santuarios y a su personal, a dignatarios y a subalternos.

El Lineal B desaparece con la destrucción de los palacios micénicos en el continente en torno al 1200 a.C. La estrecha conexión de la escritura con la administración central explicaría que no sobreviviese a las catástrofes que derribaron a los fuertes gobiernos centralizados.

El Lineal B fue descifrado en 1952 por el arquitecto inglés Michael Ventris cuando contaba una edad de 30 años, lo que, sin duda, fue la mayor contribución al mundo de la arqueología del siglo pasado.

Escritura Lineal B Cultura Micénica Historia de Micenas La Fortaleza Tesoro de Atreo Puerta de los Leones
Escritura Lineal B Cultura micénica Historia de Micenas La fortaleza de Micenas Tesoro de Atreo o Tumba de Agamenón Puerta de los Leones, Micenas