Su Reserva

Sin reservas

To be determined Envíos
0,00 € Total

Product successfully added to your shopping cart

Quantity
Total

There are 0 items in your cart. There is 1 item in your cart.

Total products (iva no inc.)
Total shipping (iva no inc.) To be determined
IVA 0,00 €
Total (iva no inc.)
Continue shopping Proceed to checkout

Buscar

             

La Isla griega de Rodas

Rodas, Grecia

Pueblo de Kritinia, Rodas

Pueblo de Kritinia, Rodas

La pequeña aldea está situada a unos 50 km al suroeste de la ciudad medieval de Rodas, ubicada sobre una colina que proporciona un hermoso paisaje a la vista. Kritinia es la pequeña Creta de Rodas, como así relata la leyenda mitológica que rodea la historia de este pintoresco rincón de la isla. Según ésta, Kritinia fue fundada por Altémenes y Apemósine príncipes de Creta, que obedeciendo a un antiguo oráculo que vaticinaba que uno de ellos mataría a su padre, ( Katreo rey de Creta - hijo de Minos y Pasifae), decidieron exiliarse en Rodas, donde en honor a su patria fundaron Cretenia (nueva Creta) y el templo de Zeus en el monte Attavyros, desde donde es posible vislumbrar en los días mas claros las montañas de la amada Creta, con la que siempre mantuvieron fuertes lazos. Tanto es así, que cuando Creta fue ocupada por los turcos, muchas familias cretenses se refugiaron en Kritinia y tiempo mas tarde fundaron los pueblos de Embonas y Mandriko, preservando hasta nuestros días, el dialecto, costumbres, danzas y trajes tradicionales propios de la cultura cretense. Actualmente en Kritinia viven 650 personas que en su mayoría se dedican a la agricultura y junto a los pueblos de Embonas y Mandriko conforman la zona agrícola mas importante de Rodas. Podemos visitar los restos del fortaleza castillo de Kritinia, el museo folclórico y el pequeño monasterio de San Juan con pinturas del siglo XVI. Otras de las excursiones que podemos realizar en la zona es la visita a las playas salvajes de Kopria, Kalami y Paliochora, además de visitar el pequeño puerto pesquero de Kamiros Skala, donde las tabernas tradicionales sirven auténticos manjares a base de pescado y marisco fresco.