Su Reserva

Sin reservas

To be determined Envíos
0,00 € Total

Product successfully added to your shopping cart

Quantity
Total

There are 0 items in your cart. There is 1 item in your cart.

Total products
Total shipping  To be determined
IVA 0,00 €
Total
Continue shopping Proceed to checkout

Buscar

Epidauro | Grecia

Asclepeion, dios de la medicina

Asclepion, dios griego de la medicina

Dios griego de la medicina

La grave epidemia de peste surgida durante la guerra del Peloponeso (429 a.C.) fue, probablemente, decisiva para la difusión del culto a Asclepio, el dios griego de la medicina, que desde entonces se extendió a todas las ciudades griegas y adquirió un enorme prestigio internacional.

Lo demuestra el hecho de que en el 293 a.C. la estatua de Asclepio fuera llevada a Roma para acabar con una plaga. Los relatos mitológicos nos cuentan que cuando Apolo sedujo a Corónide, hija del Flegias, rey de los lapitas, en las orillas del lago Beobes, en Tesalia, engendró en ella a Asclepio. Corónide, entonces, emprende un viaje a Epidauro, acompañada por su padre, y da a luz en secreto a su hijo, al que abandona en el cercano monte Mirtio. Un pastor encuentra a la criatura entre su rebaño y observa que irradia un extraño resplandor, por lo que decide amamantarla con la leche de dos de los animales que tiene más a mano: una cabra y una perra. Asclepio sobrevive, y a partir de entonces corre la noticia de que el niño cura a los enfermos e, incluso, resucita a los muertos. El centauro Quirón, por deseo de Apolo, se ocupa de su crianza en las laderas del monte Pelión y le instruye en las artes de la medicina y de la caza. Apolo y Atenea se encargan también de su formación y esta última le entrega dos recipientes llenos de la sangre de la Gorgona Medusa. La de uno de los recipientes servía para matar; la del otro, para resucitar a los muertos. Pero Asclepio, sin el quererlo, cayó en desgracia ante Zeus al resucitar a Hipólito en Trecén. Recordemos que Hipólito había muerto aplastado por su propio carro cuando su padre, Teseo, incitado por su esposa Fedra, la madrastra de Hipólito, había clamado venganza a Poseidón. Fedra, acusó injustamente a Hipólito ante su padre Teseo, de que había intentado violarla.

En el templo de Asclepio en Epidauro, una epigrafía constata que Hipólito le dedicó veinte caballos al dios en agradecimiento por haberle resucitado. A Zeus esta resurrección le pareció contraria a las leyes de la naturaleza y no le extrañó que, además, hubiera suscitado las protestas de Hades. Así que decide dar muerte a Asclepio fulminándole con un rayo. Pero se entera del suceso Apolo quien, lleno de furia, desea vengar la muerte de su hijo, y para ello mata a los cíclopes que habían fabricado el rayo, lo que provoca, nuevamente, el enojo de Zeus. El padre de los dioses castigaría a Apolo a servir durante un año en la corte del rey Admeto de Tesalia. Posteriormente, Zeus devolvería la vida a Asclepio reasumiendo su divinidad. Asclepio fue el padre de Podalirio y Macaón, los médicos que atendían a los griegos durante el sitio de Troya, y de Igeia, la diosa Salud con la que muchas veces comparte culto.