Su Reserva

Sin reservas

To be determined Envíos
0,00 € Total

Product successfully added to your shopping cart

Quantity
Total

There are 0 items in your cart. There is 1 item in your cart.

Total products
Total shipping  To be determined
IVA 0,00 €
Total
Continue shopping Proceed to checkout

Buscar

             

Grecia Central

Lepanto

 
Lepanto, en el Peloponeso de la Grecia Continental
 

Lepanto

Quizás, el nombre de Náfpaktos, o Náupakto, no nos diga nada a priori. Pero si pasamos a llamar a este pueblo costero por su otro nombre, Lepanto, la cosa cambia. Y es que, en el estrecho brazo de mar que se extiende enfrente de la citada villa se desarrolló la famosa batalla en la que la coalición cristiana, liderada por los españoles, venció a la flota turca.

 

Lepanto, en el Peloponeso de la Grecia Continental
 

Las tropas aliadas provenían de España (incluidas las de Sicilia, Génova y Nápoles), Venecia, Malta y el Papado y estaban comandadas teóricamente por don Juan de Austria, si bien en la práctica fueron los oficiales Juan de Cardona, Luis de Requesens y Gian Andrea Doriasi quienes llevaron el peso de la contienda, pues estaban mejor preparados que don Juan en la suerte de la batalla naval al tener un mayor conocimiento de la estrategia. El siete de octubre de 1571 se enfrentaron ambos bandos, saliendo victoriosa la coalición cristiana. Un galeote español fue quien cortó la cabeza del almirante turco Alí Bajá. Por su parte, el corsario Luchalí, quien había apoyado a los turcos, consiguió darse a la fuga hacia la costa del Peloponeso sin que los aliados consiguieran darle caza. En una de las galeras, La Marquesa, combatió don Miguel de Cervantes, quien por aquel entonces tenía veinticuatro años. El insigne autor de El Quijote luchó con bravura a pesar de que fue herido en el pecho y en el brazo izquierdo, que le quedaría inútil para el resto de su vida.

 

Lepanto, en el Peloponeso de la Grecia Continental
 

Hoy día, el puerto de Náfpaktos es uno de los más bonitos de cuantos podemos ver en Grecia. La entrada está flanqueada por unas murallas almenadas que protegen las pocas embarcaciones que se refugian en su interior. En lo alto, los dormidos cañones de bronce permanecen impasibles ante el transcurso del tiempo. La ciudad se va extendiendo y va ascendiendo por una colina adyacente, en una maraña de caminos que alternan casas y jardines hasta llegar al inexpugnable castillo veneciano. A los pies de la ciudad, junto a la muralla, se encuentra la estatua de Cervantes (1547-1616) que conmemora su participación en la Batalla de Lepanto.

 

Lepanto, en el Peloponeso de la Grecia Continental