Viaje a la Sicilia griega con César

La pasada Semana Santa recorrí Sicilia acompañando como guía a un grupo con la agencia grecotour.com.

Hemos visitado, además de yacimientos, palacios e iglesias normandas, iglesias barrocas, etc., pues “no sólo de arqueología vive el hombre”.

Pero como en esta sección sólo hablamos de temas mitológicos, arqueológicos o relacionados con la historia de la Grecia antigua, me referiré a continuación solamente a los principales museos y yacimientos que hemos visitado relacionados con el antiguo mundo helénico.

Hay quien dice que para ver templos griegos hay que visitar Sicilia, afirmación que no está exenta de verdad.

Empezamos el viaje con una decepción: El Museo Arqueológico de Palermo, uno de los dos más importantes en su género de la isla, estaba cerrado por obras. Así que pospongo su comentario hasta un próximo viaje.

El primer gran yacimiento que visitamos fue Segesta con su magnífico templo inacabado y su precioso teatro que goza de una vista extraordinaria sobre la planicie del contorno. El recorrido se hace de forma agradable, pues el lugar dispone de un autobús interior que nos lleva desde la zona situada al pie del templo hasta la colina en donde se encuentra instalado el teatro, ahorrándonos una importante subida a pie.

Le siguió uno de los grandes lugares arqueológicos de la isla: Selinunte, antigua ciudad griega que fue destruida por los cartagineses, primero en el 409 a.C. y definitivamente en el 250 a.C. Hay que contar con un mínimo de dos horas para recorrer las tres partes que la componen: Los templos de la colina Marinella, la acrópolis y el asentamiento de la colina de Manuzza, y los santuarios de la colina Gaggera. También dispone de “cochecitos” de alquiler para los más perezosos.

A Selinunte siguió Agrigento, “la joya de la corona”. Aquí no hay autobuses ni “cochecitos” que valgan y hay que recorrerse el yacimiento a golpe de calcetín. La verdad es que el recorrido se realiza por terreno llano y es muy agradable de pasear. La visita de su Museo Arqueológico, de los templos D, F, A y del de Zeus Olímpico merece el día completo que hay que dedicar al lugar.

Gela fue nuestra siguiente parada y allí visitamos las Fortificaciones del Cabo Soprano (excepcional ejemplo de muralla del siglo IV a.C.) y su Museo Arqueológico, pequeño pero con piezas interesantes.

Del teatro de Taormina casi prefiero no hablar: además de que en él se conservan poquísimos restos griegos (lo que puede verse hoy en día pertenece a la época romana) está “modernamente” acondicionado para que tengan lugar en él festivales de todo tipo. Si no fuera por las vistas (impresionantes) que tiene sobre la costa y lo bonita que es la ciudad que lo acoge, no recomendaría su visita.

Termino refiriéndome al último “recinto” arqueológico que visitamos. En realidad, deberíamos hablar de “ciudad – recinto” porque eso es precisamente Siracusa: Neápolis (con su teatro griego, el altar de Hierón y la “Oreja de Dioniso”), el impresionante Museo Arqueológico Paolo Orsi, el Templo de Apolo y el Athenaion “incrustado” en la catedral barroca de la ciudad convierten a Siracusa en un auténtico manjar para el paladar del buen aficionado a la arqueología griega y para el paladar, también, del que no lo es, pues …¡hay que ver lo bien que se come en los pequeños restaurantes de Ortigia!

César Fernández

Cesar Fernandez

César Fernández

Especialista en arqueología griega y experto en viajes arqueológicos. Organiza para grecotour.com viajes altamente especializados en la historia y la arqueología de Grecia. Gran conocedor de la mitología griega. Habla griego moderno a la perfección y viaja frecuentemente con grupos culturales a distintos lugares de la Grecia antigua y Sicilia.
Compártelo:

Viaje al Peloponeso, primera etapa

Introducción a nuestro viaje, camino a Mani…

La región de Mani está situada en el centro de las tres penínsulas que conforman la parte sur del Peloponeso griego. Es un territorio que podríamos denominar como áspero, con muy poca vegetación, una orografía relativamente montañosa, escarpados acantilados, pocas playas, pequeños y retirados pueblos y carreteras en buen estado pero estrechas y, lógicamente, con abundancia de curvas.

Sus habitantes, conocidos como maniotas, forjaron su leyenda gracias a su bravura guerrera y las dificultades de acceso a su territorio lo que les hizo inexpugnables en la antigüedad y les proporcionó una independencia que ha llegado casi hasta el siglo XX.

El escritor inglés Sir Patrick Leigh Fermor, que vivió muchos años en la bella Kardamili, considerado el mayor custodio e impulsor de Mani (sobre todo en su país de origen, junto con sus compatriotas Bruce Chatwin y James G. Frazer), en su libro Mani, viajes por el sur del Peloponeso (Acantilado, Barcelona, 2.010) dijo al respecto de su aislamiento, que fueron los maniotas los últimos griegos en convertirse al cristianismo y también al turismo.

No obstante, todo lo anteriormente comentado no debería mas que animarnos a intentar descubrir un territorio que aún hoy en día mantiene una envidiable situación de aislamiento que lo hace sumamente atractivo para los turistas que buscamos alejarnos durante nuestras vacaciones del barullo que supone vivir en una gran ciudad para intentar desconectar y al mismo tiempo encontrarnos con vestigios de la historia que también se muestran a nuestros ojos en el territorio griego.

Se supone que cuando viajas a (esta) Grecia buscas no solo playas sino algo más y, por descontado, en este viaje lo encuentras, bien sea por el camino o en el mismo territorio maniota.

Entiendo que para llegar a que te pueda interesar descubrir la península de Mani has de haber viajado a Grecia con anterioridad y conocer las singularidades del país en diversas materias, algunas de las cuales son importantes a la hora de saber escoger un destino, itinerario, desplazarse y hacerse entender ó entender.

Como ejemplo, citar que en las carreteras griegas de doble sentido se suele adelantar continuamente utilizando el carril donde está la línea continua sin respetarla, también nos podemos encontrar en muchos lugares las indicaciones sólo en griego e incluso a muchos ciudadanos (pero muchos) que no hablan o entienden nada más que griego. Pero esto no nos debe desanimar porque la recompensa será grande.

El viaje comienza en Atenas…

Vamos a partir del supuesto de un viaje desde Atenas habiendo alquilado un coche, aunque existe la posibilidad de volar desde Atenas a Kalamata, pero nos perderíamos las maravillas que nos depara el camino, tanto de ida como de vuelta.

 

Deberemos coger la autopista E94 en dirección a Corinto (Korinthos) y me propongo sugerir una visita antes de la obligada del canal de Corinto. Justo antes de llegar al puente que lo atraviesa se toma la desviación hacia Loutraki y se sigue por la costa hasta llegar al cabo Iraio donde dejaremos el coche en un pequeño aparcamiento y bajando a la costa (20 m.) nos encontraremos en una preciosa y solitaria cala los restos del Templo de la diosa Hera, también llamado Heraion, que prácticamente nadie visita, un lugar para iniciados.

Volviendo sobre nuestros pasos, regresaremos al canal de Corinto y, aunque hayamos pasado por el 20 veces, es imprescindible bajarse del coche para admirar semejante obra de la ingeniería civil del siglo XIX (aunque la idea data nada menos que del siglo VII a.C.)

Abandonamos el Ática y ya en el Peloponeso cogeremos en dirección a Trípoli la E65 y lo primero que nos encontramos son las ruinas de la antigua Corinto (Archaia Korinthos) con su museo y también, para los mas curiosos y atrevidos, la subida a los restos de la fortaleza Akrokorinthos en lo alto de la montaña que las domina y que ofrece unas vistas impresionantes.

 

FIN PRIMERA ETAPA | Ver la SEGUNDA ETAPA

Rafael Llorente

Rafael Llorente

Rafael Llorente

Después de una dilatada carrera profesional, en la que ha dedicado mucho de su tiempo de vacaciones a su gran pasión, el turismo, en especial por el Mediterráneo y más particularmente por Italia y Grecia, se haya inmerso en la finalización del Grado de Turismo en la Universidad Complutense de Madrid. Ha colaborado con grecotour en muchas ocasiones en la confección de viajes y redacción de contenidos turísticos de calidad en la web. Su relación con grecotour comienza años atras como cliente y viajero. Será un habitual del equipo de redacción y contenidos de nuestro blog.
Compártelo: