Ermitas y capillas de islas griegas

Grecia es un país religioso.  La iglesia ortodoxa juega un importante papel en la sociedad griega. Todo el territorio griego está plagado de ermitas y capillas. Pero sin duda las más bellas son aquellas que se construyeron junto al mar.

En muchas ocasiones por los pescadores y marineros. Quizás sus familias. Siempre han servido de refugio a pescadores y marinos de todos los tiempos.

Están abiertas y todo el mundo puede acceder. En el interior encontraremos bellos iconos bizantinos de Cristo, su vida, los apóstoles y Santos del mundo ortodoxo. Sus olores a incienso y perfumes son muy característicos.

La costumbre invita a encender una vela y al rezo y el ritual siempre comienza santiguándonos. Las velas varían de tamaño y cada uno valora su aportación como le dicte su conciencia.

Para aquellos que visitan Grecia, es absolutamente imprescindible que antes de que su viaje finalice entren y conozcan alguna de las pequeñas capillas que a lo largo de su viaje encontrarán, ya que de modo contrario se habrán marchado de Grecia sin completar su visita.

Independientemente de tus creencias, la magia, la luz, la ubicación nos llevan a otro mundo y a las sensaciones más intensas que en Grecia se pueden percibir. Famosas en Santorini por sus cúpulas azules y en Mykonos por sus bellas cúpulas rojas que marca la tradición local. Cada región marca su personalidad y estilo, pero todas bellas y construidas con cariño y la fuerza que otorga la auténtica fé.

Dejando aparte las capillas y ermitas de las islas más conocidas y famosas, les invitamos a conocer una selección de capillas de islas griegas poco o nada conocidas que destacan por su enorme belleza. Debes saber que Panagia significa Virgen y que Agios significa San.

Visita las islas griegas y descubre tu propia capilla favorita, fotografiala y la incorporaremos a este blog de Grecia. Conoce todo sobre el destino Grecia.

Capillas Islas Griegas

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou nace en Madrid y es hijo de padre griego y madre española. Viaja desde muy joven año tras año con sus padres a los rincones más variados de Grecia desde su infancia. Vive y conoce Grecia en profundidad y acaba conviertiendo su pasión es su profesión. Crea grecotour.com en 1.998 trás años de experiencia en el sector del turismo entre Grecia y España.
Compártelo:

Corfu (Kerkyra) desde el cielo

Otro video de calidad en el que podremos disfrutar una vez más de imágenes captadas por un dron de cinematografía sobrevolando la capital de la isla de Corfu, Kerkyra así como algunos puntos más de interés de esta bellísima isla griega de las islas Jónicas de Grecia. Conoce a fondo el destino Grecia.

Disfruta volando sobre los tejados, las iglesias, las fortalezas, las aguas de la isla griega de Corfu.

Compártelo:

¿Dónde filmaron Mamma Mia?

Son muchísimas las veces que se nos pregunta:

¿Dónde rodaron Mamma Mia? ¿Dónde fue grabada Mamma Mia? ¿Dónde fue rodada Mamma Mia? ¿Dónde grabaron Mamma Mia?

Son muchas también las que se nos pregunta donde se encuentra la isla de Kalokeri en el destino Grecia. Y nos quedamos en blanco porque no nos suena, pero sabemos que significa verano en griego. Y es que no existe, es una isla ficticia e imaginaria en la cual transcurre la película Mamma Mia.

Mamma Mia es una película del 2008 de Universal Studios Entertainment y un musical de los mejores temas del gran grupo ABBA, que jamás ha pasado de moda y sus canciones siguen siendo igual de actuales a fecha de hoy. Su director es Phyllida Lloyd. Sus principales actrices Meryl Streep y Amanda Seyfried y sus principales actores Stellan Skarsgård, Colin Firth y por último Pierce Brosnan.

Decir también que el hotel Villa Donna de Meryl Streep en Kalokeri no existe y que todo el entramado es meramente un escenario cinematográfico. Pero eso no quita que estas regiones tengan maravillosos hoteles. Sea como sea, se situó en un acantilado sobre la playa de Glysteri en Skopelos.

La película se rueda en distintos escenarios de Grecia. Principalmente en las islas Espóradas (Skiathos y Skopelos principalmente) y la región del Monte Pelion (especialmente en el pequeño pueblo de Damouchari), en la Grecia continental.

Escenas en la Isla de Skopelos

Quizás una de las escenas más bellas es en la pequeña ermita de Agios Ioannis Prodromos, la escena de la boda. Sus escaleras y la ubicación son fantásticas y únicas. Las escenas interiores son ficción de estudio. Se encuentra el noreste de la isla de Skopelos camino del puerto norte de Glossa.

Agios Ioannis Prodromos, en la isla de Skopelos. Mamma Mia.

Agios Ioannis Prodromos, Skopelos. Mamma Mia.

Capilla de Agios Nikolaos, en Skopelos. Mamma Mia.

Capilla Agios Nikolaos, en Skopelos. Mamma Mia.

Al oeste de la isla de Skopelos toda la isla esta densamente cubierta de bellos pinos mediterráneos. Aquí disfrutaremos de imágenes de dos impresionantes playas. La primera la Playa de Milia, donde todos bailan junto a un chiringuito en la playa y se produce la escena del pañal con la toalla. Y en segundo lugar, la Playa de Glisteri donde disfrutamos de la escena en la que la protagonista, Sophie, lee las cartas a sus amigas y donde escucharemos el tema de Honey Honey de Abba.

Otra de las increibles playas que la película Mamma Mia nos es la playa de Kastani, donde Sophie se lanza del barco y nada hasta encontrarse con Sky (su futuro marido) y allí sus amigos se lo llevan de despedida de soltero.

La película comienza en un pueblo, amaneciendo y una terraza sobre el mar y un buzón. Pues bien, esto es el pueblo de Skopelos. Allí encontraremos la capilla de Agios Nikolaos, uno de los lugares más emblemáticos de la isla de Skopelos. Esta escena mezcla el puerto viejo de Skiathos con el pueblo de Skopelos.

Otros lugares utilizados en la película en Skopelos también son Amarantos y Nisi.

El salto desde lo alto de la roca de Sophie con sus 3 padres se encuentra entre la Playa de Agnontas y la carretera de nos lleva a la población de Stafilos.

Escenas en la Isla de Skiathos

Aquí básicamente se utilizó el puerto de Skiathos, la zona donde se encuentran las tabernas y los barcos de pescadores son amarrados. Otro bello rincón de las islas Espóradas que han sabido explotar cinematográficamente en esta película.

Skiathos, Espóradas Grecia. Mamma Mia.

Skiathos, Espóradas Grecia. Mamma Mia.

Puerto de Skiathos, Grecia. Mamma Mia.

Puerto de Skiathos, Grecia. Mamma Mia.

Por cierto, en la escena del buzón inicial al fondo aparece una isla. La pequeña isla de Tsougrias que los Beatles quisieron e insistieron en comprar sin éxito en los años setenta.

Escenas en Damouchari, Pelion (Región de Muresi)

Una de las mejores escenas, donde baila todo el pueblo y bajan la ladera hasta el mar. Recorren una pasarela de madera y se tiran al agua. Es un pequeño pueblo de Damouchari que solo tiene dos hoteles rurales y unas tabernas que son una maravilla. Un lugar fantástico y realmente escondido. Como localizaron este lugar para mi sigue siendo un misterio.

El pueblo de Damouchari,en Pelion Grecia.

Pueblo de Damouchari,en Pelion. Mamma Mia

La playa de Damouchari, en Pelion. Mamma Mia.

Playa de Damouchari, en Pelion. Mamma Mia.

Mi amigo Dimitris es el propietario de la taberna y solo abre en temporada alta, el resto del año descansa con sus muchísimos hijos en la ciudad de Volos.

Si deseas viajar a estos lugares no te arrepentirás. Son y siguen siendo lugares de enorme encanto y belleza. Sin duda disfrutareis en grande de estos paisajes, colores, luz y gentes.

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou nace en Madrid y es hijo de padre griego y madre española. Viaja desde muy joven año tras año con sus padres a los rincones más variados de Grecia desde su infancia. Vive y conoce Grecia en profundidad y acaba conviertiendo su pasión es su profesión. Crea grecotour.com en 1.998 trás años de experiencia en el sector del turismo entre Grecia y España.
Compártelo:

El Pecio y la medusa

Hay un lugar en las Islas Esporadas, en la isla de Skopelos que se llama Panormos. Una cala perfecta para el fondeo protegida de los vientos y las olas. Rodeada de pino mediterráneo y la calma más absoluta. Otro lugar destacado del destino Grecia.

Allí se puede disfrutar del snorkeling perfecto. Ya desde la antigüedad este lugar era conocido como refugio por los navegantes de todos los tiempos y puerto natural sin rival.

Son muchos los pecios y barcos hundidos que allí se encuentran. Sus esqueletos cubren el fondo viendo pasar los años y los siglos. Sus únicos visitantes somos nosotros y las medusas que planean sobre sus restos.

Ser testigo de ese momento es sin duda un lujo al alcance de aquel que disfrute con momentos especiales y mágicos como este.

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou nace en Madrid y es hijo de padre griego y madre española. Viaja desde muy joven año tras año con sus padres a los rincones más variados de Grecia desde su infancia. Vive y conoce Grecia en profundidad y acaba conviertiendo su pasión es su profesión. Crea grecotour.com en 1.998 trás años de experiencia en el sector del turismo entre Grecia y España.
Compártelo:

Islas Lihadonisia en Grecia

Islas griegas, desiertas y escondidas. Que más se puede pedir. Hay muchas pero estas son una de esas de ensueño. Se encuentran en la punta norte de la isla griega de Evia. Enfrente de la Grecia continental y exactamente frente a las famosas Termópilas de Leónidas.

No van ferries. No va nadie. Solo se puede llegar en barco propio. En los últimos años en época estival llegan lanchas desde la punta norte de Evia e incluso desde Kamena Vourla. Se montó un pequeño chiringuito playero cada vez más visitado y promocionado únicamente por el boca a boca.

Allí viven familias enteras de focas monje (monachus monachus) que todos los habituales conocemos, sabemos encontrar y disfrutar. Fondos increíbles para el buceo y quizás uno de los mejores lugares que he conocido para la pesca submarina.

Son arenosas. Miento, parecen arenosas pero no lo son. En realidad son millones de conchas minúsculas trituradas por el mar durante siglos. Una isla que son los millones de esqueletos de moluscos acumulados por efecto de las corrientes marinas.

Otro de sus misterios y sorpresas es un pecio (barco hundido) a poca profundidad y de una eslora superior a los 20 metros.  Se encuentra con relativa facilidad y aún se pueden observar aún sus cañoneras apuntando a ninguna parte ya. Perfecto para rematar la belleza de este rincón de Grecia.

Estas islas formaban parte de la isla de Evia. Pero un terrible terremoto la arrancó de la isla y la sumergió en parte. Es una zona volcánica y el propio lugar cuenta con su caldera en una isla pequeña próxima y muy redonda a la que todo el mundo llama Strongili. La mitad del pueblo de Lihades quedó sumergida y sus casas están bajo el agua. La otra mitad todavía están en pie pero totalmente abandonadas.

Explorándolas he pasado mi adolescencia y para mi son algo único y muy especial. Han sido muchas las paellas que allí hemos preparado. Si, paellas aunque sea Grecia. Creo que la paella llegados a este punto debe ser universal. Los bichos para las paellas los recogíamos nosotros mismos pescando y buscando sus grandes almejas en la misma playa donde nos bañábamos. Se trataba de llevar solamente el mechero, la paellera y el arroz. Y otro componente fundamental, la amistad y los amigos.

Siempre he tenido claro que no hacen falta grandes lujos, ni muchas Mykonos ni Santorini para que Grecia sea el paraíso en cualquiera de sus muchos rincones.

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou nace en Madrid y es hijo de padre griego y madre española. Viaja desde muy joven año tras año con sus padres a los rincones más variados de Grecia desde su infancia. Vive y conoce Grecia en profundidad y acaba conviertiendo su pasión es su profesión. Crea grecotour.com en 1.998 trás años de experiencia en el sector del turismo entre Grecia y España.
Compártelo:

Santorini the One (video Vimeo)

Existe un lugar en el Mar Egeo que no parece de este mundo: sol; temperaturas suaves y buenos hoteles. Para tu verano más azul. Es la isla griega de Santorini.

Ofrece temperaturas suaves en verano debido al soplido del viento meltemi. Y aunque es árida y rocosa, también tiene excelentes playas, aguas transparentes, pueblos blancos muy animados por la noche y una buena infraestructura hotelera donde encontrar tu propia calma.

Desde la localidad de Imerovigli (pocos kilómetros al noroeste de la capital, Firá) el espectáculo de la caldera y la inmensidad del mar pa­rece único. San­torini es un súper espectáculo geológico que satisface incluso la mas excéntrica fantasía del lujo. Los vips acuden hasta aquí para mirar con respeto el paisaje, para embriagarse con vinsanto y para tomar un baño en el jacuzzi bajo el encanto del precipicio. Aquí veras europeos que leen novelas de Henri James en sus terrazas de impresionantes hoteles con vistas a la caldera. Mientras los artistas y los románticos se pierden en la callejuelas blancas de Imerovigli, Pirgos y recuerdan la Oía de los 70.

Los secretos manifiestos de San­torini son las vistas, la singularidad geológica y su ambiente como de fuera de este mundo. La isla emociona a la mente y al cuerpo, provoca de forma conti­nua una sensación de vaivén, de que estás colgado entre el cielo y el mar. El paisaje es agreste y a la vez tierno. Los precipicios son vertiginosos, el mar es seductor, las casas blancas se equilibran en los extremos de las rocas. Desde Pyrgos, en el centro de la isla, se ve la caldera desde un ángulo totalmente dife­rente. Aquí el paisaje es más duro, más auténtico. En Akro­tiri, al suroeste, sumérgete en las aguas de la playa Roja, un lugar adecuado para rodar una pelícu­la del espacio. Oia es un precioso y blanco pueblo cicládi­co cuyo encanto no se ha visto afectado por el turismo y es uno de los dos mundos opuestos que coexisten en una situación de tolerancia mutua en la antigua tierra del volcán de Thera. El otro es Firá.

Oía, en el extremo norte de la isla, irradia elegancia, calma y espiritualidad. La diferencia con Firá es el tamaño quizás. Mientras Firá está llena de joye­rías de diseño de los años 70, en Oía puede uno encontrar ele­gantes galerías, talleres de artis­tas y tiendas que parecen peque­ños museos. Firá es muy ruidosa y en Oía domina la dictadura de la calma. El ambiente aristocrá­tico de Oía no sintoniza con el hip hop. Cuando camines por sus estrechas callejuelas ten­drás la sensación de que por unos altavoces invisibles suena continuamente la música de Vivaldi. Oía envía la cultura pop a Firá, a Kamari y a Perissa y ella se queda con la puesta de sol. El atardecer aquí es una fiesta, un espectáculo. En el polo opuesto está Firá que es brillan­te, kistch y encantadora.

Quizás ayude a comprender que es lo que Santorini tiene tan especial disfrutando de este video de Vimeo, realizado y propiedad de SANTORINI THE ONE a los cuales agradecemos.

 

Compártelo:

Vientos Meltemi en Grecia

Si vas a navegar en Grecia y especialmente en las islas Cícladas es imprescindible saber y conocer el viento Meltemi. Puede jugar un papel muy importante en nuestra travesía y nuestras vacaciones navegando por las islas griegas.

Se trata de fuertes vientos térmicos de componente norte, cálidos y secos y sobre todo intensos y persistentes. Los veremos aparecer en los meses cálidos, especialmente en julio y agosto. Una reacción de la propia naturaleza para compensar las altas temperaturas. Llegan con facilidad a fuerza siete y ocho en la escala beaufort. Es bien sabido que con tales condiciones de viento no es recomendable navegar. Especialmente para embarcaciones náuticas deportivas, yates, veleros monocascos o catamaranes.

Si nos pilla en el mar, pasaremos un rato movidito con momentos de remojo y pantocazos sin duda alguna. Si nos pilla en algún puerto es más que probable que Capitanía de puerto local nos prohiba zarpar y si lo hacemos deberemos firmar un documento de responsabilidad.

Cuando zarpamos desde Atenas y conociendo la predición de vientos de superficie con unos días de antelación, lo más inteligente es evitarlo en el corazón de las islas Cícladas y cambiar nuestros planes y rumbo. Una excelente opción si hay previsión de Meltemi es tomar rumbo a la costa del Peloponeso y las islas Sarónicas. Aqui estaremos a refugio de vientos del norte, o mejor dicho, tendremos viento rico para navegar a vela pero sin molestos oleajes.

Sin embargo, si ya nos ha pillado en el corazón de las islas Cícladas podemos convivir con el viento Meltemi. La convivencia consiste en navegar a la sombra sur de las islas, a refugio de este viento de componente norte. Otro consejo es navegar de noche, ya que en ocasiones cesa o diminuye su intensidad y fuerza. Sea como sea, navegar con Meltemi requiere destreza y experiencia, además de ropa adecuada y muchas ganas de sentir el mar y su fuerza. Para nada es una experiencia recomendable para un crucero a vela para familias o grupos de amigos en su primer contacto con la náutica.

Si vamos a navegar en Grecia los meses estivales, una buena decisión anticipada también sería elegir zonas como la costa noreste del Peloponeso (una de nuestras favoritas sin duda) o bien las Islas Jónicas, partiendo de Lefkada o bien de Corfu. Por lo general en las Islas Jónicas no sopla el antipático viento Meltemi.

Sea como sea. si quereis observarlo y estar pendientes, aquí os dejamos estos valisos links de predicción y seguimiento de vientos de superficie en Grecia y las islas griegas:

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou nace en Madrid y es hijo de padre griego y madre española. Viaja desde muy joven año tras año con sus padres a los rincones más variados de Grecia desde su infancia. Vive y conoce Grecia en profundidad y acaba conviertiendo su pasión es su profesión. Crea grecotour.com en 1.998 trás años de experiencia en el sector del turismo entre Grecia y España.
Compártelo:

Solo para Veleros, Kleftiko en Milos

Otro de los lugares que un navegante por las islas griegas no debe perderse si navega por las islas Cícladas es el lugar de Kleftiko, en el sur oeste de la bella isla de Milos.

Absolutamente inaccesible por tierra. Se trata de un lugar de fondos turquesa y enormes rocas esculpidas por la erosión que hacen bellas esculturas sobre el mar. Forman rocas con túneles y pasadizos de enorme belleza. Muy aconsejados para echarnos al agua y practicar snorkel sin parar. No olvideis llevar aletas, ya que las corrientes son fuertes. El color blanco de las rocas y las aguas limpias y transparentes resultan de un atractivo magnético que no nos dejará marchar con facilidad.

Su nombre viene del griego “kleftis” que significa ladrón. Su ubicación oculta al sur de la isla y los vientos predominates de componente norte, hacian de este lugar un refugio de piratas y asaltantes de los mares del Egeo. Aquí quedaban ocultos al acecho de los barcos que pasaban y desplegaban las velas y se lanzaban con rapidez para interceptarlos, ayudados por los vientos de popa.

Hoy en día aún se habla de tesoros escondidos.

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou nace en Madrid y es hijo de padre griego y madre española. Viaja desde muy joven año tras año con sus padres a los rincones más variados de Grecia desde su infancia. Vive y conoce Grecia en profundidad y acaba conviertiendo su pasión es su profesión. Crea grecotour.com en 1.998 trás años de experiencia en el sector del turismo entre Grecia y España.
Compártelo:

Grecia con niños, primer baño en el mar

Cuando eres padre de un bebe todo es rápido y novedoso. Con extrema rápidez siempre es la primera vez en algo. Os hablaré de la primera vez que mi hijo pequeño se bañó en el mar. Fue, como no, en Grecia. Siempre temes la reacción y si le gustará o le asustará. Temes que llore aterrorizado como muchos niños que has visto en tantas ocasiones y piensas que tu hijo también podría tener una reacción parecida.

Este video muestra la reacción del mio. Bañandose junto a las Termópilas, donde Leonidas y sus 300 lucharon fiaremente contra los Persas. El baño no fue una lucha, fue algo distinto y no esperado. Quede muy sorprendido.

Grecia sin duda transmite paz…

 

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou nace en Madrid y es hijo de padre griego y madre española. Viaja desde muy joven año tras año con sus padres a los rincones más variados de Grecia desde su infancia. Vive y conoce Grecia en profundidad y acaba conviertiendo su pasión es su profesión. Crea grecotour.com en 1.998 trás años de experiencia en el sector del turismo entre Grecia y España.
Compártelo:

Fondeo en Kolona, Kithnos

La playa de Kolona es sin duda una de los mejores lugares para fondear una vez ya estemos en las islas Cícladas. Se encuentra en la isla de Kithnos, sin duda, una gran desconocida que bien merece la pena visitar.

Quizás su encanto reside en que se trata de una playa de arena fina y dorada que une la isla de Kithnos con un islote llamado Agios Loukas. La playa tiene dos caras y doble playa, al este y al oeste.

La inmediata altura de las colinas que la envuelven hacen que el lugar este protegido de vientos, especialmente del norte y de los molestos vientos llamados meltemi.

Posee algún arbol del que aprovechar su sombra, que se agradece en temporada de calor. Durante los meses de mayor afluencia funciona una taberna tradicional que merece la pena visitar.

Paseando y con cierta facilidad podremos llegar a una bella ermita blanca, Agios Loukas, que corona la colina más al sur. Desde allí contemplaremos el Egeo y el perfil de todas las islas que nos rodean. Si fondean aqui, no olviden pasear hasta este lugar.

Para fondear podemos elegir cualquiera de las dos piscinas naturales que genera este lugar. Los fondos con de arena y el ancla suele agarrar de maravilla. Como siempre aconsejamos, echen todo el ancla y cadena que puedan. Se aconseja además echar un cabo de popa a tierra y de ese modo evitar el borneo. Así se garantizarán una noche tranquila.

Las aguas son transparentes y limpias. Ideales para el baño matutino antes de desayunar que muchos adoramos. Vemos en muchas ocasiones tripulaciones que desembarcan para preparar excelentes barbacoas en la misma playa. Si fuese su plan recuerden mantener todo limpio y al finalizar realizar una limpieza en profundidad. Es importante.

La playa de Kolona se encuentra a tres kilómetros de la capital, Chora. La carretera es mala y entraña cierta dificultad. Desde tierra solo se llega con vehículo todoterreno y con precaución. Desde el puerto de Merihas, pequeño y tradicional puerto de Kithnos, salen lancha taxis en temporada alta.

 

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou

Alexis Papageorgiou nace en Madrid y es hijo de padre griego y madre española. Viaja desde muy joven año tras año con sus padres a los rincones más variados de Grecia desde su infancia. Vive y conoce Grecia en profundidad y acaba conviertiendo su pasión es su profesión. Crea grecotour.com en 1.998 trás años de experiencia en el sector del turismo entre Grecia y España.
Compártelo:

La Isla de Zakinthos por Paschalis

Merece la pena dedicarle tres minutos a este excelente Video en Vimeo de Paschalis Vlahos. Momentos y vacaciones en la isla griega de Zakinthos. Difundir las cosas bien hechas y que nos hacen vivir las vidas de los demás y lugares donde no hemos estado tiene un mérito que sin duda desde grecotour.com valoramos, apreciamos y agradecemos.

Bienvenidos a la isla de Zakinthos!

Compártelo:

Mil cartas de regreso, Folegandros

Era uno de los veranos que volvia para pasar mis vacaciones en Grecia.

Realmente desde que me fui de Grecia siempre paso allí mis vacaciones. Es algo como indiscutible aunque a lo largo de mi vida esta decisión fue dura para los que están a mi lado. Pero como siempre pensamos los griegos, es mucho mas duro no tener que comer o simplemente no poder ir de vacaciones.

Recuerdo que Teodora me dijo aquel año que si iba con ella a la isla arreglaría la casa. Allí, la casa en la isla no tenía agua ni luz. Era una casa en un acantilado mirando al norte, en  la isla de Folegandros.

Le respondí que iría con ella y que no hacia falta arreglar nada, no me importaba la luz ni el agua. Además en la casa había un pozo y velas. Así fue.

Recuerdo que llegue a un puerto pequeño, casi un “no puerto” como tantos que hay por todas las islas de mi país. Era uno de estos puertos en los que bajando te esperan los isleños ofreciéndote una casa o una habitación o una cama.

Entre la gente vi a Teodora y su hermana esperándome. Hacia tiempo que no les había visto y cada vez que encuentro la gente con la que viví en mis años en Grecia es como reconocer mis raíces o mas bien volver a tenerlas,  mientras estoy siempre flotando entre dos mundos.


La isla era pequeña, con mucho viento, muchísima luz y gente que siempre te hacen sitio para sentarte a su lado . Gente que paran para que subas a su coche hasta la próxima playa. Te invitan a un chupito de un aguardiente realmente ardiente con miel. Dónde las noches de verano en el medio de una plaza repleta de personas que no se conocen pero estan dispuestos a hacerlo. Entonces te vuelves consciente que realmente el mundo es tan pequeño que  vale la pena tener solo amigos.

En una isla todos se hacen amigos aunque sea solo para aquellas fechas cortas de las vacaciones de verano. Y además el propio paisaje no te deja dudar. El mar te desbloquea el cerebro, es tan bonito el mar allí!

La luz te hace ver lo todo mas claro y hasta la luna te enseña la magia de ser y sentirte feliz de estar allí.

Recuerdo que seguíamos sin agua y luz. Recogíamos entonces el agua del pozo. Esta acción era un ritual, como igual tomó forma de ritual el reciclaje de esta agua de lluvia recogida del pozo que estuvo en esta casa, en este acantilado desde hace más de un siglo. Era impresionante, con tan poca agua todo lo que conseguíamos.

Obviamente la falta de electricidad daba un toque mas de romanticismo en nuestras vacaciones. La casa por las noches se quedaba iluminada por las muchas velas que casi parecían miles y se unían en el paisaje nocturno de un cielo repleto de estrellas y una casa en un  acandilado que parecía tener más estrellas aún.

Nosotras ya éramos cuatro en la casa ya que yo había invitado una amiga mas. Además la hermana de Teodora tenía su hija y su perro con nosotras. Pero cuando llegábamos a la plaza del pueblo allí nos reuníamos con mas gente como mi primo y sus amigos que siempre veranean allí y cuarenta Catalanes que yo debería conocerles ya que somos casi paisanos.

Me encanto Folegandros, me encanto la cercanía de su gente y el interminable cielo de estrellas por la noche.

Me encanto el color tan profundo de su agua y el viento que no deja el polvo encima de nada mas de unos segundos. Me encanta Grecia y quiero un día volver para quedarme porque es allí donde estan mis raices.
Me encanta Grecia porque nos obliga irnos lejos como una madre que quiere lo mejor para sus hijos pero sabes que siembre estará allí esperando a que vuelvas algún día.

 

Lilia Koutsoukou

Lilla Koutsukou

Lilia Koutsoukou

Nacida en la ciudad de Lamia en Grecia. Fotógrafo afincada en Valencia que hace ya unos años que vino a vivir a España. Ama a Grecia y a su pais. Lo transmite en sus fotografías y cuando habla de ella. Conoceremos su trabajo y sus consejos de viaje. No hay nada mejor que dejarse llevar por los propios griegos para introducirse más en su vida, día a día y experiencia de viaje de este maravilloso país.
Compártelo:

La mítica ciudad del nieto del rey Minos, Chania

Se dice que Chania es la ciudad habitada más antigua del mundo. Tendría sus orígenes en un asentamiento lla­mado Kydonia en honor de Kydon, nieto del rey Minos. Otra de esas leyendas que tejen la realidad de Creta. En todo caso su larga historia, con innumerables presencias y conquistas, ha configurado una ciudad a la que el alu­vión turístico no ha conseguido arrebatar su especial carácter. La zona más concurrida es el puerto veneciano y el gran semicírculo de Aktí Koundourióti; allí, por las no­ches, las luces de los cafés y los restaurantes se reflejan en las aguas del puerto creando una extraña atmósfera mági­ca, que la animación de gentes que hablan decenas de len­guas diferentes no consigue romper. Más tranquilo es el barrio de Kastelli, la zona más antigua de la ciudad. Entre las fachadas de las casas de la zona, cubiertas de flores, se descubren partes de las antiguas murallas venecianas.

Compártelo:

Impresiones de un periodista en Santorini

Pensábamos que seis días en Santorini sobraban para hacer un reportaje de seis páginas. Infravaloramos la insólita belleza de “la joya de las Cícladas“, uno de los lugares más fotogénicos del mundo. Descubrimos que sus 76 kilómetros cuadrados (la décima parte de la superficie de Lanzarote, su competidora volcánica en el Atlántico) albergan motivos suficientes para olvidarse del avión de vuelta y desmenuzar sus encantos con el mimo y la dedicación que destilan sus fantásticos hoteles, con la meticulosidad que sus habitantes aplican a la decoración y el encalado de sus casas, con la cantidad de papel necesaria para expresar la magia de sus horizontes mediterráneos. Pronto comprendimos que unir bajo el mismo título el cinematográfico amanecer de la villa medieval de Pyrgos, el ardiente y concurrido atardecer de la bohemia Oia, el original ambiente de Fira, las playas de arena negra de Perissa y Kamari y el espectáculo arqueológico de Akrotiri y la Antigua Thira, sería como condensar La Ilíada, La Odisea y La Eneida en un solo libro.

Hasta que instalaron el teleférico, la única forma de llegar a Fira desde el puerto era superando los más de 600 peldaños de un metro de ancho cada uno, en burro o andando.

Fira y Firostefani suavizan con su blancura la dramática pared de lava. Una imagen que compensa las seis o siete horas de ferry desde El Pireo.

En esta ocasión nos centramos en Fira y Firostefani, la capital de la isla y su complemento indispensable, unidas por dos kilómetros de agradable paseo al borde de la cornisa creada por la erupción volcánica más colosal de la Historia, la misma que acabó con la civilización minoica en la isla de Creta hace casi cuatro mil años y convirtió la circular y antigua isla de Thira en la media luna que es hoy Santorini.

Ambos pueblos están construidos en la cima del acantilado aprovechando al máximo los espacios, con casas excavadas en la roca y apetecibles piscinas suspendidas en el abismo. Firostefani, con las mismas vistas y el mismo estilo arquitectónico que Fira, es el mejor refugio para los que sólo pretenden oir las campanas de la iglesia ortodoxa cuya cúpula azul se observa desde la ventana y la sirena de los cruceros que llegan al puerto y que desde aquí parecen maquetas que podamos reubicar en el mar a nuestro antojo. Basta caminar diez minutos para llegar a Fira (corazón comercial de la isla), a la “Calle de Oro” donde se concentran todas las joyerías y a las famosas terrazas con vistas a la Caldera muy en la línea del ibicenco “Café del Mar”.

Sobre las nueve de la mañana comienza la procesión de turistas hacia el puerto, separado del pueblo por una vieja escalera con más de seiscientos peldaños superables a pie o en burro y sorteables gracias al moderno teleférico. Desde allí zarpan los barcos que recorren la Caldera con paradas en lo que los locales llaman “El Volcán” (dos desolados islotes de lava dónde se puede andar junto a los cráteres y darse un chapuzón en las aguas termales) y en Thirasia, un pequeño fragmento de la isla original con una villa de pescadores perfecta para una apacible comida de fin de excursión.

Compártelo: