Su Reserva

Sin reservas

To be determined Envíos
0,00 € Total

Product successfully added to your shopping cart

Quantity
Total

There are 0 items in your cart. There is 1 item in your cart.

Total products
Total shipping  To be determined
IVA 0,00 €
Total
Continue shopping Proceed to checkout

Buscar

             

La región del Epiro

Zagorohoria

 
Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

Zagorohoria

La cordillera del Pindo es el sistema montañoso más importante del país, con varios picos que superan los dos mil metros de altura, siendo el monte Smolikás el techo de la cordillera con sus 2.637 metros de altitud. Es este pico, además, el segundo techo de Grecia, tras la cumbre del Olimpo. Cruza el noroeste de la península helénica, siendo la frontera natural entre Épiro y Tesalia.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

Gran parte de la riqueza forestal de Grecia encuentra cobijo en el interior de esta gran cadena de montañas, dando lugar a la creación de algunas de las reservas naturales más importantes del país. Es el caso de Parque Nacional de Pindo (Valia Kalda) o del Parque Nacional Vikos-Aoos (12.600 hectáreas), en el que las violentas aguas del río Voidomatis, afluente del Aoos, son propicias para la práctica del kayak. Puede realizar también alguna de las múltiples rutas de senderismo propuestas por el entorno, veredas en las que la belleza paisajística y la grandiosidad de la naturaleza es una constante en el camino, como en el caso de la garganta de Vikos, cuya espectacularidad hace que nos quedemos petrificados.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

Enclavados en lo más profundo de Épiro, cobijados tras las estribaciones meridionales del Pindo, se encuentran los Zagorohoria (pueblos de Zagori), villas donde la identidad no se ha perdido a pesar del paso del tiempo. Esta comarca constituye una región con unas marcadas diferencias culturales con respecto del resto del país. En la parte oriental habitan los descendientes de una rama de los pueblos valacos que llegaron a esta zona siglos atrás desde el noreste de Europa. Por otro lado, la parte occidental tiene una mayor influencia eslava. Ambas culturas han dejado su impronta tanto en la arquitectura como en los nombres y vocablos propios de la región.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

El pueblo de Vitsa se encuentra a escasos kilómetros de la garganta de Vikos, por lo que es un buen punto de partida para comenzar una ruta por los Zagorojoria. Destacan en él la iglesia de Agios Nikólaos y el colindante yacimiento arqueológico. Fue descubierto en 1965 durante la construcción de una cisterna para el pueblo. Cabe resaltar los dos cementerios, donde los hombres eran enterrados juntos a sus armas y las mujeres juntos a sus joyas. Ambos cementerios están separados, uno en el norte del asentamiento (siglos VIII-IV a.C.) y el otro en el sur (siglos IX-IV a.C.) Siguiendo la carretera hacia el norte se encuentra el pueblo de Monodendri, desde donde se llega al mirador de Oxiá, cuyas vistas son extraordinarias.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

A continuación se encuentra Tsepelovo, donde muchos de sus habitantes emigraron años atrás enriqueciéndose notablemente. A su vuelta a Tsepelovo, levantaron numerosas mansiones que aún hoy se mantienen magníficas en este pueblo edificado a mil doscientos metros de altitud. El pueblo de Kipi ofrece algunos de los mejores ejemplos de arquitectura local de Zagori, además de encontrarse muy próximo al puente de Plakida, que se ondula como el lomo de un fantástico dragón sobre las aguas del río Voidomatis. Saliendo de Kipi, pasamos por Koukouli y, de nuevo, Monodendri, hasta llegar a Kapésovo. Desde aquí puede tomar un sinuoso camino que desemboca en Vradeto, el pueblo más alto de la región. Una caminata desde esta aldea nos conducirá hasta el mirador de Beloi, justo enfrente de Oxiá.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

Volviendo a la carretera principal, ascendemos hasta pasar por el pueblo de Kalpaki, lugar en el que los griegos ofrecieron resistencia a las tropas italianas que decidieron invadir el país heleno durante la Segunda Guerra Mundial. Tras la humillante derrota frente a los griegos, pues estos eran muy inferiores en número, los italianos tuvieron que retirarse a Albania cuando todavía caían las nieves del año 1941.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

Siguiendo la carretera nos detenemos en Konitsa donde, por desgracia, gran parte de la arquitectura genuina del lugar fue destruida durante los bombardeos que asolaron la ciudad en la guerra civil griega (1946-1949). A pesar de todo, aún podemos ver parte de lo que fue la Mezquita, levantada por orden del sultán Suleimán I el Legislador (1494-1566) en su visita a Konitsa en 1536, y la mansión de Zeinelbeis, con la torre despuntando sobre los arcos desprovistos del techo. Además, destacan la mansión de Ioannis Floros y la Casa de Pavlos Maliakas.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

Entre Kalpaki y Konitsa se encuentra una vía secundaria que lleva a los pueblos de Megalo (grande) Pápingo y Mikró (pequeño) Pápingo, dos pueblos hermanos que son emblema de Zagori. Se encuentran sumergidos en la exuberante frondosidad del Parque Nacional de Vikos-Aoos, a los pies de los montes Gamila (2.497 metros de altitud) y Astraka (2.436 metros de altitud) y cercanos al curso del río Voidomatis, en cuyo tramo podemos ver el mayor puente de un solo ojo de toda la región. En las faldas del monte Gamila se encuentra el Lago del Dragón o Drakolimni, cuyas frías aguas dan cobijo a un gran número de tritones. Puede que sean estos pequeños anfibios los dragones guardianes de esta mágica laguna que parece sacada un cuento. Un lugar en el que la belleza del cielo y las montañas queda reflejada en las aguas del lago, creándose dos hermosas realidades, simétricas respecto de la casi imperceptible línea de superficie del lago.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

A las puertas de Zagori, viniendo por la carretera de Tríkala, se encuentra el pueblo de Métsovo, un pintoresco pueblo de montaña. Está construido a 1.156 metros de altitud, sobre uno de los picos de la cordillera del Pindo, y cuenta con una población de unos seis mil habitantes. Encontrará diversos comercios que se dedican a la venta de artículos inspirados en el folklore local, sobre todo textiles, así como productos alimenticios, especialmente los quesos, los famosos vinos tintos katogi, y la típica pasta para la sopa conocida como trajanás.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental
 

Existen varias iglesias de interés, como la de Agios Dimitrios, con su campanario de madera, la sólida construcción de Agios Athanasios Grizios, o la de Agios Athanasios, en un bucólico emplazamiento al pie del monte Zygos. Bajo la ciudad se encuentra el monasterio de Agios Nikólaos. Fue construido en el año 1800, pero cada piedra del edificio parece transpirar un sudor invisible que nos revela que el monasterio es mucho más añejo. En el Museo se exponen varias colecciones de artesanía textil, tan característica aún hoy día en Métsovo. Las gentes del lugar se visten en ocasiones durante los festejos con los trajes y vestidos típicos, en los que los colores dominantes son el rojo, el negro, el marrón, el azul oscuro y, rara vez, el blanco. Si es un amante de la espeleología, no olvide hacer un alto en Pérama, saliendo de Métsovo con dirección a Ioánina, donde encontrará una de las cuevas más impresionantes de Grecia.

 

Zagorohoria, en la región de Epiro de la Grecia Continental