Su Reserva

Sin reservas

To be determined Envíos
0,00 € Total

Product successfully added to your shopping cart

Quantity
Total

There are 0 items in your cart. There is 1 item in your cart.

Total products
Total shipping  To be determined
IVA 0,00 €
Total
Continue shopping Proceed to checkout

Buscar

             

Grecia

Historia de Grecia

 
Historia de Grecia, Grecia
 

Historia de Grecia

El principio de la historia de Grecia podemos suponer que coincide con el nacimiento de la civilización micénica. Viene después una edad oscura tras la cual encontramos a los dorios en el Peloponeso, los eolios en la Grecia centra, y los jonios en el Ática.

Poco a poco constituyéronse las poblaciones griegas en ciudades militares o comerciales.

Con las guerras de Mesenia (743-724 a, de C.), Esparta, tipo de la ciudad militar, consiguió establecer su hegemonía sobre todo el Peloponeso, mientras que las ciudades marítimas buscaban expansión por las costas de Mediterráneo, y fundaban florecientes colonias no sólo en el Asia Menor, sino en África, en España y sobre todo en Italia. Atenas, entre tanto, se distinguía por sus sabias leyes, por su poder marítimo y comercial y por su cultura literaria. A fines del siglo VI a. de C., Atenas y Esparta, los dos principales Estados de Grecia, se consideraban rivales.

Las guerras médicas los unieron contra los persas, que, habiendo sometido a los griegos de Asia, amenazaron a los de Europa.

Lograron los griegos salvar la independencia helénica y la civilización de Europa, pero como sus victorias contribuyeron al engrandecimiento de Atenas, que ya con Arístides y Cimón se había convertido en el centro de un imperio colonial extendido por todo el mar Egeo y la Propóntide. Más tarde, con Pericles, alcanzó su siglo de oro llegando a ser el centro de toda la civilización helénica. Esparta se mostró celosa de su rival, y, con una federación de ciudades numéricamente muy superior a la ateniense, dio comienzo a la guerra del Peloponeso (431-404 a. de C.), que tuvo como resultado la ruina de Atenas.

Esparta consiguió la hegemonía pero el abuso que de ella hizo fomentó el patriotismo de algunas ciudades griegas, y en el siglo siguiente le disputó Tebas la supremacía.

Debilitados los griegos por estas luchas, no pudieron evitar que el vecino reino de Macedonia fuera adquiriendo importancia y al fin Filipo II acabó por imponer en Grecia el poder macedónico (338 a. de C.).

En vano intentaron los griegos recobrar su independencia. A la muerte de Filipo, en 336 a.C. su hijo Alejandro Magno siguió dominándolos. Al morir en 323 a.C. el gran conquistador, que había derribado el imperio de los persas, enemigos tradicionales de los griegos, éstos se sublevaron de nuevo. Mientras los macedonios se aliaban con Aníbal en contra de Roma, los etolios llamaban en su auxilio a los romanos.

Roma sometió a Macedonia, liberó a los griegos de la tiranía ilírica y después de disolver la Liga Aquea en 146 a. de C. puso a Grecia en condición de provincia romana con el nombre de Acaya.

En los siglos III y IV de nuestra era, la Acaya fue invadida por los godos de Alarico, y en el siglo V los vándalos causaron mucho daño en el litoral. Llegaron después los búlgaros y eslavos, y así la raza griega se mezclo con la eslava. Desde la división del Imperio romano en 395, la Acaya formó parte del Imperio de Oriente y siguió la suerte de éste hasta 1203. Con la caída de Constantinopla en 1453, Grecia pasó a poder de los turcos.

Desde esta fecha hasta 1821, Grecia no tiene historia propia; en la segunda mitad del siglo XVII, los venecianos, después de derrotar a los turcos (1666-1669), invadieron el Peloponeso y se apoderaron de Atenas pero doce años después abandonaron esta ciudad, y en 1718 toda Grecia quedaba de nuevo sujeta al dominio musulmán.

Entre las naciones que, animadas por Rusia, aspiraban a la independencia, se encontraba en 1821 Grecia. Se sublevaron la Mórea, Atenas Mesolongui y las islas, y la insurrección llegó a hacerse general. Francia, Inglaterra y Rusia se aliaron contra Turquía, la vencieron y la obligaron, por el tratado de Andrinópolis (1820), a reconocer la independencia de Grecia que fue erigida en reino, cuyo trono ocupó en 1833, Otón I, hijo del rey Luis I de Baviera.

En 1844 Otón tuvo que aprobar la Constitución, y en 1862 hubo de abdicar y regresara Baviera. Subió al trono entonces, con anuencia de las tres potencias protectoras el príncipe Jorge de Dinamarca, con el nombre de Jorge I, el cual unió las islas Jónicas a Grecia, en 1897. Turquía, por la cuestión de Candía, declaró la guerra balcánica en1913, en que aliados contra Turquía, los reinos de Bulgaria, Rumania Serbia, Grecia y Montenegro, la obligaron a ceder gran parte del territorio que aún venía ocupando en Europa, y unidos luego contra Bulgaria sus cuatro aliados, la forzaron a hacer de estos territorios un reparto equitativo. Con ello Grecia aumentó su extensión en más de una cuarta parte. Al estallar la Primera Guerra Mundial, Grecia declaró su propósito de permanecer neutral, pero fue obligada por las potencias aliadas a combatir a su lado. Terminó la guerra a fines de 1918, con resultado provechoso para Grecia.

En 1922 fue depuesto Jorge I por la catástrofe de la guerra greco turca y en diciembre de 1924 fue depuesto su hijo, que había subido al trono con el nombre de Jorge II, y establecida la República que duraría hasta 1935, en que el Parlamento acordó volver al régimen monárquico. Se celebró un plebiscito, a consecuencia del cual Jorge II volvió a posesionarse de su trono el 8 de noviembre de aquel mismo año.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas germano-italianas ocuparon el territorio de Grecia, y el rey se vio obligado a expatriarse de nuevo. Evacuado el país en 1944 por las fuerzas invasoras, fue admitido el arzobispo Damaskinos como regente, continuando Jorge II en el destierro.

En septiembre de 1946 se celebró un plebiscito que dio el triunfo a la monarquía y, en su consecuencia, el rey Jorge I volvió a ocupar por tercera vez su trono, del que sólo disfrutó ya unos meses, pues murió en abril de 1947, dejando por sucesor a su hermano Pablo, que inmediatamente fue nombrado rey con el nombre de Pablo I.

A la muerte de éste, en marzo de 1964, subió al trono de su hijo Constantino II. Siguió una época de gran turbulencia política. En diciembre de 1967 el rey abandonó el país, a consecuencia de lo cual el Comité revolucionario griego nombró un regente que se hizo cargo del gobierno. El 1 de junio de 1973 se proclamó la República.